miércoles, 15 de septiembre de 2010

Arapiles 2010

Hace un año comencé este blog con una (pequeña) entrada sobre Arapiles, y parece oportuno inaugurar la "vuelta al cole" con el mismo tema.

Así que para finalizar el largo y cálido verano - virtual y real - me encaminé una vez más hacia Salamanca, con la idea de visitar la Exposición del Bicentenario en Ciudad Rodrigo y ya de regreso a la capital, parar en Arapiles para recorrer el campo de batalla, una vez más.

Puente y Castillo de Enrique II de Trastámara (hoy Parador de Turismo)
en Ciudad Rodrigo

Con la exposición no os aburro, doctores tiene la Iglesia en el mundillo blog, que han glosado sus méritos mucho mejor que el que suscribe. Sólo me permito repetir lo que otros ya han dicho: "Id a verla", vale la pena, y mucho. Documentos, grábados, cuadros, armas blancas y de fuego, ... sin contar con la ubicación, la Casa de los Águilas cuyo patio y fachadas valen de por sí el desplazamiento.

Y tras el deleite del espíritu en el silencio de la exposición, el esfuerzo de la carne en forma de intensas caminatas por el campo de batalla salmantino, bajo un no menos intenso calor y polvareda.

No he podido evitarlo ...

En esta ocasión, animado por una recomendación de Miguel Ángel Martín, me desvié del circuito habitual y recorrí cúal infante del 88º el camino desde el Teso de Aldeatejada hasta Miranda de Azán.

La perspectiva del enfrentamiento cambia radicalmente,  y podemos darnos cuenta de la sensatez de Wellington en la ubicación de sus distintas divisiones y como, una vez en marcha, el dispositivo francés y, dicho sea de paso, la "pifia" de Thomières son evidentes a la vista de Pakenham y sus tropas.

La vista desde el Teso de Aldeatejada, hacia el sureste.
El Arapil Grande a la derecha y el Arapil Chico a la izquierda.

LLegar hasta Miranda y su Pico es un pequeño triunfo, entre el calor, el sol de frente y el polvo del camino, pero os recomiendo la experiencia, la visita se enriquece sobremanera y acabas, una vez más, asombrado de que -además de lo que tú acabas de hacer a pequeña escala- los chicos de la Gran Bretaña tuviesen, entonces y sólo entonces, que empezar a pelear ... 


La vista desde el Monte de Azán, hacia el este.

Un último consejo y acabo, que me estoy alargando mucho: imprescindible "jugar" a encontrar los paneles informativos con los que Miguel Ángel Martín se ha empeñado -en el mejor sentido del término- en ilustrarnos la visita, y, no menos imprescindible, llevar en la mochila el "Salamanca 1812" de Rory Muir y leer, en la cima del Teso aquello de "Edward, avanza hacia esas colinas y llévate por delante todo lo que se interponga en tu camino" ... 

5 comentarios:

  1. Sabía que le ibas a sacar gran provecho a la recomendación. Lástima no haber podido acompañarte.

    Hay que ahcer algo con los paneles informativos, he pensado en poner en una Web su localización con GPS. No sé, ya sabes que no hay medios y menos gente para arrimar el hombro con esto.

    Lo hablaremos en la próxima excursión.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel Ángel

    ¿localización por GPS? .. ni hablar. Mucho más divertido patearse el campo con un buen mapa y tu folleto sobre Arapiles e irlos descubriéndo. Precisamente el de Aldeatejada y sobre todo el de La Cuquera me costaron un montón .. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Lo del GPS se le ocurrió también en su día a alguien que conozco en Salamanca, Fernando, que tiene la sana costumbre de mantenerse en forma con su bicicleta haciendo rutas como la de Arapiles y a quien le costó encontrar algunos de los paneles.
    Confieso que yo mismo tuve dificultades para encontrar dos de ellos: el que con el nº 7 señala la posición del Pico de Miranda y que contiene una imagen del 101 Regimiento de Infantería de Línea francés siendo atacado por la División de Pakenham, y el que con el nº 6 le ha causado también trabajo a mi tocayo José descubrir, ése del cerro de Aldeatejada que presenta, entre otras, la imagen del Príncipe de Orange, edecán de Wellington.
    Personalmente opino como José. La localización por GPS de los paneles restaría mérito al reto de encontrarlos. La satisfacción es mucho mayor si se los logra hallar sin ningún tipo de ayuda. ¿Qué pensarían de nosotros aquellos soldados que dos siglos atrás arriesgaron sus vidas en Arapiles si supieran que evocamos sus hazañas bélicas ayudados por tecnologías "vía satélite" más cercanas a lo divino que a lo humano? Pues pensarían que somos unos flojos.

    José Marcos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias José, coicidimos plenamente .. ;-)

    con el del Pico de Miranda hice trampa, lo vi desde arriba y fui luego con el coche. En mi descargo diré que tenía que volver andando a Aldeatejada y se me hacia largo bajar para luego tener que subir ...

    A ver si Miguel Angel nos organiza otra quedada y nos vemos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bueno, pues ni hablar de GPS. No sabéis la alegría que me causa leer que habéis disfrutado con los paneles.

    ResponderEliminar